Consejos prácticos para organizar el viaje de tus sueños con poco presupuesto

Índice

Cuando nos planteamos un viaje, así sea corto o largo, uno de los asuntos que más nos preocupa es ¿cuánto voy a gastar? Está claro que viajar tiene un costo, como también lo tiene vivir tu día a día donde sea que lo estés haciendo. Sin embargo, si te organizas bien te puede salir bastante barato.

En mi caminar me he encontrado con personas que me dicen que viajar sale caro y que por eso no lo hacen, y es que esas personas cuando viajan lo hacen de una manera menos económica y a golpe de tarjeta de crédito. Evidentemente así saldrá mucho más costoso.

Si te planificas con tiempo puedes llegar a ahorrar bastante y estirar tu viaje más días, semanas o incluso meses, si tienes tiempo.

Creo que es importante cuando pensamos en viajar a un lugar, empezar a darle forma al viaje, dándole la apariencia de un boceto cual artista. Pensar en las actividades que haremos y nuestro movimiento en ese viaje, qué vamos a visitar y cómo, nos va a ayudar a organizar un plan de viaje más o menos ahorrativo en función de nuestra economía.

Haz una lista

Importantísimo también es informarse sobre el destino o destinos en cuestión. Haz una lista de los métodos de planificación, por ejemplo:

  • Consultar blogs de viajes
  • Solicitar info en agencias de viajes
  • Leer revistas viajeras
  • Preguntar en foros de viajes
  • Pedir información a otros viajeros
  • Buscar en redes sociales
  • Google

También es importante preguntarse varias cositas acerca del destino, ya que a veces nos encaprichamos de un lugar solamente porque nos han contado las experiencias que otros vivieron pero, ¿realmente nos gustaría a nosotros pasar por lo mismo? pues el viaje en sí no es solamente llegar al lugar y listos, sino que el viaje empieza desde que una alista su equipaje y sale de casa. Hazte preguntas como, ¿estoy dispuesta a pasarme muchas horas en un transporte viajando para llegar a un lugar? ¿Seré capaz de dormir con algo de incomodidades? ¿Puedo dormir en camping, playas, acampar en montañas, etc.? ¿Realmente me gustaría tratar con personas de otra cultura, con otro idioma que posiblemente no entienda? Etc…

Normalmente nos ilusionamos como una niña con su caramelito pero no solemos sincerarnos con nosotras mismas y preguntarnos qué es lo que estaría dispuesta a soportar y qué no. Si nos dejamos esto claro, tendremos un viaje muchísimo más placentero porque solo así sabremos un poco más del viaje que vamos a llevar a cabo y qué podemos esperar.

Está claro que la incertidumbre de no saber tanto y fluir con el viaje es lo mejor, ya que de lo inesperado surgen las sorpresas más gratas y las personas con las que no pensabas encontrarte y al final te lo pasas en grande. Sin embargo, un poquito de planificación siempre nos va a simplificar la vida de viaje.

Calculando gastos

Cuando ya tenemos claro dónde iremos y cuánto tiempo más o menos pasaremos en un lugar u otro, llega el momento de hacer cálculos.

Podremos averiguar por internet, en los foros, blogs, o también en agencias de viajes, eso sí, esta última nos saldrá bastante más cara que si nos hacemos el presupuesto por nuestra cuenta, aunque solo vayáis para preguntar, igualmente os darán un presupuesto que seguro que va a disparar el que tenemos en mente.

Dividiremos los costos entre: alojamiento, transporte, alimentación, tours, tickets y otros. Yo incluiría un seguro de viajes.

Alojamiento

Si no tienes cuidado en esto, se te puede ir parte del presupuesto; no obstante,  hay muchas formas de ahorrarse el hospedaje.

Una de las mejores maneras de hacerlo para mi gusto y por experiencia es utilizando plataformas tipo Couchsurfing, donde las personas del lugar te darán alojamiento gratis a cambio de tu compañía, ¡si, así como lo oyes! aquí el objetivo es compartir y te aseguro que si sabes elegir bien no te arrepentirás y saldrás con amigos.

Tranquila, no te asustes y empieces a pensar que vas a caer en casa de un depravado o algo por el estilo. Existe la opción de hacer un filtrado donde puedes elegir si te quedas en casas de familias, mujeres solas u hombres, también puedes elegir a las personas que tienen habitación privada o si no te importa dormir en el salón.

Es totalmente gratis, aunque tienes la opción de pagar creo que son $20 al año por un servicio algo más implementado, pero al final es casi lo mismo.

Otras opciones pueden ser Housesitters, donde los dueños se marchan de viaje y tú puedes cuidar la casa y los animales que tengan. Particularmente, nunca la he utilizado pero sí he recibido buenas referencias de personas de mi entorno.

Parece que se paga una cuota anual obligatoria de 120€, aun así creo que vale la pena porque puedes utilizar esta plataforma durante todo un año por un precio más económico que si estuvieras usando hoteles durante todo el año.

Otra plataforma es Nomador, una vez más os cuento que yo no la he utilizado pero mi hermana hizo uso de ella este verano pasado y quedó muy contenta.

También se paga una cuota anual, en este caso opcional, de unos 25-30€ por tres meses.

De todas formas, cada vez surgen más plataformas dedicadas a este tipo de cuidados o intercambios, tan solo haz una buena búsqueda en Google y seguro que te salen listados donde podrás encontrar lo que se ajuste a ti.

Camping

Otra opción es hacer camping si no tienes problemas para dormir en el suelo, hay personas que a su equipaje le añaden una tienda y así les sale muchísimo más económico, eso sí, las facilidades no son las mismas.

Tampoco te olvides de averiguar, en el caso de que te decidas por la acampada, sobre las leyes de acampada libre en el país que vas a visitar ya que en algunos puedes encontrarte con restricciones y áreas prohibidas.

Albergues y hoteles

Y la última opción y algo más cara pero tampoco demasiado es reservar un albergue o hostal/hostel como se denomina en el mundo mochilero.

Aquí tendrás la opción de elegir una habitación individual a un precio más económico del que pagarías en un hotel o bien compartirla. Hay habitaciones femeninas de 4/6/8 o incluso más y, dependiendo del número, el precio variará

Aunque en la mayoría de los albergues existe la opción de cocinar es importante que lo verifiques antes de llegar.  Por otro lado, os cuento que en mi viaje por el Sudeste Asiático no pude disfrutar de esta oportunidad porque no existe la opción de cocinar para una misma.

En Hostelling International, tienes la posibilidad de hacerte una tarjeta con la que te harán descuentos y otros beneficios en todos los albergues de la red. Eso sí esta red es solamente a nivel europeo.

Por otro lado, si en algún momento te apetece irte a un hotel, una de las webs de hoteles más activas booking, verás que tienes precios de todo tipo. Si utilizas este link te harán un 10% de descuento en tu primera estancia. https://www.booking.com/s/34_6/istar347

Otra buena elección para reservar albergues es Hostelworld, donde encontrarás albergues de todo tipo y precio.

También puedes buscar hoteles aquí, donde los usuarios escriben referencias y opiniones sobre los hoteles, lugares, monumentos, etc….

Asimismo tienes la opción de alquilar una casa entera o elegir una habitación privada en una casa/apartamento en airbnb. Están en todo el mundo y hay variedad de precios. Muchos de estos apartamentos o casas cuentan con wifi, piscina y otros detalles que completarán tu estancia. Esta opción es bastante buena y asequible. Particularmente cuando viajo la utilizo bastante.

Si utilizas este link, https://www.airbnb.es/c/istarm?currency=USD te descontarán $29 en la primera reserva.

Alimentación

Aquí dependiendo de lo que hagas hay que tener cuidado porque también se te puede ir parte del presupuesto.

Lo mejor es poderse cocinar, tanto si vas a casas particulares como a albergues podrás hacerlo. Aparte de lo que te ahorrarás, podrás saber lo que comes ya que tú compras la comida.

En este tipo de lugares uno de los sitios más concurridos siempre suelen ser las cocinas, pues otros viajeros optan por la misma opción por lo cual, conocerás gente viajera con la que poder compartir.

Si estás compartiendo en Couchsurfing y te dejan cocinar, a veces los anfitriones te proponen comprar la comida a medias, así también te ahorrarás un dinerito.

Intenta evitar los restaurantes en zonas turísticas. Habla con los locales, para que te aconsejen los lugares que ellos frecuentan pues normalmente suelen ser más baratos y de mejor calidad.

Puedes comer en los puestitos de la calle pero ten cuidado porque no todos tienen una buena higiene ya que la mayoría de ellos carecen de políticas sanitarias, aunque si sabes lo que estás comprando y lo ves limpio, te saldrá bastante económico.

Otros lugares donde se come bastante rico y barato son los mercados. En mi opinión, son los lugares más auténticos.

Otra manera de ahorrar sería haciéndote un sandwich o pequeños piqueos, tipo fruta o verdura fresca para llevarte como almuerzo y por la noche poder cocinarte.

Si eres de las que prefieren comer fuera y vas a viajar por América Latina, dependiendo del país que visites,  por lo general hay menús establecidos en casi todos los restaurantes y bares, desde $2.5 a $5, siendo $3 el precio estándar en Ecuador, Colombia y México.

Perú y Bolivia se ganan los primeros puestos de los países más económicos del continente americano con un promedio de $2 por menú.

Argentina, Uruguay, Chile, Costa Rica y Panamá siendo los países más caros del continente latino para comer por precio medio de $7 en adelante. ¡Una locura!

Una mención especial merece Cuba que al ser un país técnicamente comunista y tener un fuerte bloqueo, la comida escasea y hay pocos restaurantes.

En los Paladares, que son negocios dirigidos por sus dueños y montados en casas familiares, sus precios variarán desde $5 a $25.

En un restaurante medio se puede llegar a pagar una comida para dos de $30 a $40.

En las casas de alojamiento particulares, a veces existe la opción de que los dueños te hagan la comida y su precio oscila entre $4 y $6, siendo esta la opción más barata y a veces algo escasa ya que como no tienen acceso a comprar alimentos, lo que te sirven no es ni mucho ni muy variado, además siendo vegetariana/vegana la cosa se complica un poco más.

Si vas a visitar Asia, tanto en India como en algunos países del Sudeste Asiático no existe el concepto de menú por lo tanto tienes que montarte tú misma el combo que te puede salir entre $2 a $5, un plato principal, una ensalada y una bebida.

Mi consejo es alternar las comidas, comer sandwich y cocinarse o comer en mercados pero también probar la comida típica en algún restaurante como caprichito algún día.

Transporte

Lo más fácil y económico para moverte en una ciudad es el transporte público. También puedes alquilar una bicicleta, en la mayoría de ciudades de Europa se pueden alquilar por un día entero por un precio bastante bajo.

Siempre que sea viable podrías caminar y a su vez conocer lugares y rincones que se escapan cuando vas en algún transporte.

En algunos países de América Latina, puedes optar por las combis para desplazarte que son furgonetas de unas 10 o 15 plazas que te llevan dentro de la ciudad o también en rutas algo más largas. Son bastante económicas pero algo incómodas.

Moto taxis, son motos adaptadas con una cabina para llevar de dos a tres pasajeros y normalmente son trayectos cortos dentro de las ciudades o pueblos. Son muy económicas.

Cabe señalar que en todos los transportes en América Latina ¡vas a creer que estás haciendo rallies! Parece que estén compitiendo entre ellos para llegar antes al lugar de destino, con lo que suele terminar con más de un “extranjero” mareado y  con cara de susto, digo extranjero porque los locales ya lo tienen más que asumido y están bien acostumbrados.

En Asia es casi lo mismo, existen más o menos los mismos transportes y las mismas reglas, o sea, ¡ninguna! por lo hay que rezarle al cielo cuando nos montamos en uno de ellos, aunque me parecieron algo más tranquilos que en Latinoamérica.

Sin embargo, las moto-taxis o “tuk-tuk” como los denominan en Asía, son bastante más caros.

También existen aquí los songthaew son”, que son unos vehículos tipo camionetas acondicionadas para el transporte sencillo de pasajeros, habitualmente utilizadas como taxi o autobús.

Para excursiones, existen los tours que puedes comprar en las agencias de las ciudades que visitas, normalmente se encuentran en los centros de estas, aunque yo no los recomiendo a menos que sea estrictamente necesario, que a veces lo es.

Lo mejor para ahorrarse dinero, es preguntar a la gente del lugar o bien en el alojamiento donde te encuentres, cómo sería la mejor manera de llegar a un lugar en concreto. De esta manera, podrás llegar a lugares que con tour no irías y también te da la posibilidad de interactuar con la gente local.

Para largos trayectos, en países como Argentina, Chile y Perú existen buses cama donde el asiento se reclina unos 180°C y aunque no es como estar en tu camita pero para pasar una noche y ahorrarte el alojamiento, está muy bien. Suelen dar cena o un snack.

En otros países de América Latina no tienen estas facilidades del bus cama y se sufre bastante cuando se viaja de noche.

 Aviones

En mi opinión, el continente Latinoamericano tiene un déficit bastante grande en el tema de transporte aéreo. Primero, porque todo está centralizado en las capitales, es decir, si quieres volar de una ciudad a otra casi siempre tienes que hacer escala técnica en la capital del país. Segundo, casi no existen las compañías de bajo costo, por tal motivo no es fácil encontrar vuelos económicos dentro de este continente.

En algunos países de Asia y Europa hay líneas aéreas de bajo costo y si lo reservas con tiempo puede salir muy bien de precio. Yo recomiendo usar el avión lo mínimo posible a menos que tengas el tiempo limitado y mayor presupuesto.

Existen páginas en Internet como “Bla, bla, car”  en Europa, donde una persona con vehículo publica el viaje que va a realizar y es entonces cuando tú puedes reservar un asiento para ese trayecto o destino. El registro en esta página es gratuito. También existen otras versiones de esta plataforma en América Latina.

Tren

En países como Tailandia, en las grandes ciudades existe la posibilidad de viajar en tren que es una de las mejores alternativas, tienes la opción de elegir camas en pasillos o bien en camarote de dos personas, también tienen duchas, lo que es un ¡auténtico lujo!

En Camboya, hay “autobuses hotel” sí, sí tal cual, es un autobús con camas dobles o individuales y te aseguro que se duerme, aunque si eres muy sensible al traqueteo del bus y la mala conducción a veces puede que te cueste conciliar el sueño. Eso sí, los baños suelen ser malos, normalmente son unos huequitos en el suelo que están encajados en alto por lo que al abrir la puerta tienes que trepar y orinar encima del wáter, ¡toda una odisea!

Aconsejo para este tipo de autobús-hotel, reservar la parte de arriba ya que la zona de abajo es bastante claustrofóbica.

Autostop

Y por último y no menos importante sería el típico hacer dedo que eso es lo más barato que hay ya que por norma no pagas, eso sí generalmente tienes que ir despierto dándole la charla al conductor pero muchas veces merece la pena porque hay conductores de camiones muy agradables.

En algunos países como Argentina existen páginas de Facebook donde las personas reservan salidas con los camioneros que van a diferentes destinos. Es muy fiable, ya que los moderadores de estas páginas tienen unas listas con los nombres de los conductores que normalmente conocen y saben qué rutas hacen, por lo cual es bastante seguro.

Otros

Viajando también surgen pequeños extras o caprichitos que nos queremos permitir, por lo que habrá que llevar un pequeño extra para estos gastos.

En el Sudeste Asiático e India puedes encontrar ropa muy ligera y barata, lo que te va a permitir salir con tu equipaje más vacío, eso sí, tendrás que contar con ese pequeño extra para estas cosas.

Si te apetece salir a bailar, tomar unas copas, hacer alguna actividad extra o cualquier cosa que se te antoje, siempre será bueno tener un rinconcito para esto.

Al final del viaje puede que quieras comprar souvenirs, etc…

Todo esto son pequeños gastos que si los tenemos en cuenta al hacer el presupuesto del viaje, al final de este nos lo agradeceremos mucho.

Trabajar

 Si quieres hacer un viaje largo o vivir viajando hay infinitas posibilidades para trabajar mientras viajas:

  • Si te gusta escribir, hay periódicos y agencias de viajes que a veces buscan bloggers para escribir sobre un destino, por lo que podrías hacer este trabajo incluso desde cualquier lugar del mundo. También puedes redactar como “copywriter”.
  • Puedes trabajar en hostales a cambio de alojamiento y desayuno, en algunas ocasiones te dan una pequeña retribución.
  • Si te gusta la fotografía puedes vender las fotos que haces en tus viajes u ofrecerte en algún hotel para hacerles un book del lugar, donde previamente te hayas dado cuenta de que le faltan fotos de calidad en su web. También ofrecer tus fotos a alguna agencia, prensa, revistas o venderlas a los bancos de imágenes.
  • Como Nómada Digital, hay infinidad de trabajos que se pueden hacer como tal. Cuando yo me planteé cómo podría emprender no se me ocurría nada hasta que me di cuenta de que con mi experiencia viajera y como asesora de viajes podría hacer mucho y ¡aquí estoy! Es cuestión de crear un blog y monetizarlo y aunque esto no es de la noche a la mañana a la larga da sus frutos y puedes hacer automatizaciones mientras estás por el mundo. Puedes vender tus servicios o info-productos y ofrecer consultorías.
  • Si eres Diseñador/Programador web. Hoy en día esta profesión está en auge ya que cada día somos más los que necesitamos de estos servicios.
  • Como Coach, si tienes experiencia en alguna especialidad de desarrollo personal, esta ocupación es buenísima para trabajar online mientras vendes tus servicios.

Y hay cientos más que si ahora mismo no se te ocurren, Google te puede ayudar a listarte unas cuantas

Lo importante es que al final ¿qué es un viaje sin lo mejor? Aquello que es gratis y que también se disfruta muchísimo por no decir lo que más: contemplar una puesta de sol, pasear por la orilla del mar, subir una montaña, charlar con otros viajeros, interactuar con la gente del lugar, hacer un trekking para asombrarte al final del camino…

Viajar es más sencillo de lo que parece y puede costarte lo que tú decidas.

Si necesitas ayuda con la planificación de tu viaje porque se te hace muy cuesta arriba o no sabes por dónde empezar y estás con poco tiempo, puedes enviarme un mensaje aquí, hablaremos sobre tus necesidades y veremos en qué te puedo ayudar.

 

 

 

 

2 respuestas

  1. Muy interesante lo de que en Argentina hay páginas para los que hacen autostop. No estaba enterado de eso y me parece una buena iniciativa. ¿Sabrías algún grupo en concreto? ¡Gracias por adelantado!

    1. Hola Viajero Casual!

      Discúlpame pero no sé porque motivo el blog no me aviso de tu comentario! Si estoy a tiempo te cuento que la página que yo conozco de Argentina para autostop es; «viajar causa adicción – camiones y mochilas».
      Me alegra que te haya parecido interesante mi artículo y espero haberte podido ayudar.
      Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

15 tips para tu viaje a Perú

Envuelto en un manto verde amazónico, rodeado y dibujado por sus majestuosos e imponentes Andes, bañado por las salvajes Costas Pacificas, lugar icónico por su

Dejarlo todo e irse

Dejando la zona de confort  Vender todo de lo que haces uso en ese momento y salir de esa zona tan poco querida por muchas

Del viaje externo al viaje interno

Hoy me gustaría compartir un artículo que habla sobre el «viaje» pero esta vez un viaje diferente, el viaje interior, esa esencia que nos lleva