Dejando la zona de confort 

Vender todo de lo que haces uso en ese momento y salir de esa zona tan poco querida por muchas de nosotras, pasando a otra etapa totalmente distinta, es más fácil de lo que algunas podáis pensar.

Siempre que cuento sobre mis viajes me dicen, que es buenísimo lo que hago, que ojalá pudieran hacerlo, que tienen obligaciones, que no se atreven, etc… 

Desde aquí digo y no dejo de decir, que esta manera de vivir es simplemente una más y con la que algunas nos sentimos cómodas, lo importante es sentirnos bien con nosotras mismas y hacer lo que en cada momento sintamos que nos hace crecer y con ello fluir.

Trabajando en línea o en el lugar al que llegamos

Mientras dura nuestro viaje, podremos dedicarnos simplemente a  viajar y disfrutar de ello o bien al trabajo virtual o trabajo en algún lugar físico.

Viajar no es para todos por supuesto que no, pero para las que nos gusta puede ser algo más que se haga puntualmente o bien puede ser algo que en un momento de tu vida desees hacer por un período de tiempo.

«Es importante que seas feliz con lo que haces y sigas tus sueños, de lo contrario cuando ya no tengas tanto tiempo puedes llegar a arrepentirte»

Cuento todo esto porque desde que salí a viajar a finales de enero de este mismo año, es justamente lo que he estado haciendo y planteándome esto de trabajar des-localizada más en serio.

Por ese motivo me compre un billete de solo ida a México con la intención de visitar varios países del centro del continente y así ha sido, he pasado de momento por Belice, Guatemala y  Honduras, regresando y terminando en México.

Finalmente regresé un par de meses a Perú, el país donde actualmente resido hasta que llegue el momento de volver a la ruta de nuevo.

Regresando y Observando

Constantemente, en mis viajes y en mi vida cotidiana, cuando regreso a mi país de residencia, puedo observar el hastío al que algunas personas llegan. Unas cuantas personas ¡y no pocas!

Entran en la vorágine “social”, se casan, tienen hijos y trabajan toda la vida para después jubilarse y llegar cansados a una edad en la que quieren hacer todo lo que no hicieron pero sienten que están cansados, sienten que envejecieron y que ya no es lo mismo.

Esto es lo que la mayoría de personas me dicen:

Siempre lo digo, deberíamos comenzar la vida al revés,como en la película de “Benjamin Boton”, quizás no tan rocambolesco pero algo parecido, solo que nuestra genética no nos lo permite.

Entonces, ¿a qué esperamos?  ¿A que nos coma la sociedad y se nos vaya la vida?

Cuando salí de mi zona de confort hace 4 años con mi “casa” a cuestas y con un billete de “solo ida” tenía mil miedos e incluso antes de salir miraba atrás y eso me hacía que pasará por mi cabeza la idea de abandonar todos los planes de viaje.

Sentía que quería abortar esa rocambolesca y “extraña” sensación de vivir viajando, sin embargo también sabía que si no lo hacía iba a arrepentirme para siempre.

[bctt tweet=»Vivir es experimentar y no quedarse pensando en el sentido de la vida. Aleph – Paulo Coelho» username=»»]

Hace poco leí sobre unos estudios recientes de la esperanza de vida en España, estos indican que la media está en los 85 años, sin embargo si observamos la calidad de vida de los últimos 30 años de esas personas, vemos que la salud se deterioró bastante ya que por edad la línea baja constantemente.

Esperanza de vida en España

Me doy cuenta de que por mucho que esas personas tuvieran un fantástico paso por este mundo, lleno de vida social, familia y amigos al final todos deseaban haber vivido experiencias especiales y extraordinarias que por ejemplo te pueda ofrecer un viaje de largo período de tiempo.

¿Por qué nos hacemos la vida tan difícil?

Tengo amigos que van a estar hipotecados ¡hasta los 80 años! Con unas hipotecas tan altas que casi no pueden ni respirar, les llega para sobrevivir y poco más, con trabajos que odian y que sienten que no pueden dejar porque entonces se les termina todo.

 ¿Qué les aporta este tipo de vida? Dicen que el cumplir años te da más sabiduría y experiencia, pero digo yo, si te pasas la vida, en una rutina de madrugar, ir al trabajo, regresar, descansar y vuelta a lo mismo, entonces te pasas la vida deseando que llegue el fin de semana, vacaciones, navidades y demás fiestas y todo para desligarse de la realidad.

 ¿Y después qué? ¿Qué experiencias se están llevando? ¿Qué experiencias realmente les hicieron crecer y evolucionar como alma y ser humano en esta vida? ¿Realmente nos paramos a pensar en ello?

Nada que te ate y te haga sentir prisionero 

Llevo años que vivo de alquiler, no tengo hipotecas, deudas o nada que me ate. Decidí no tener hijos porque así hago lo que considero y me apetece y sobre todo me siento libre, siento que aunque pase periodos de tiempo largos viviendo en algún lugar que elija, después puedo vender mis cosas materiales o alquilar mi casa/piso, en otros casos y salir a ver mundo.

 ¿Y si lo hago yo, por qué no podrías hacerlo tú que estás ahí detrás de la pantalla viendo la vida pasar y ahora sabes que podría ser el gran momento de tu vida?

Hay muchos miedos infundados, mucho ruido en nuestras cabezas, se sigue a la sociedad como si de un ejército se tratase, para darnos cuenta que así no llegamos a  nada, nos cansamos, aburrimos y acabamos hastiados.

Si lo que deseas es viajar por largo tiempo y ahora mismo tienes la oportunidad pero no te atreves, te aconsejo que lo hagas, con el tiempo te darás cuenta de que fue una buenísima  decisión.

Particularmente, tenía unos ahorros y ganas de dedicarme a trabajar para mí, y puedo decirte que hoy en día estoy en ese proceso y ¡me encanta!

Hay miles de trabajos que se pueden hacer por internet y hay otros tanto que pueden hacerse en el lugar al que decidas llegar. Todo es proponérselo y dejar los miedos atrás, salir y caminar, en el camino encuentras muchísimas puertas abiertas y personas que te van a ayudar.

El trabajo des-localizado te dará la libertad que no tienes trabajando para otra persona.

Desde que NO trabajo para otro con el resultado de tener mis tiempos Ilimitados, y no tener que pensar en vacaciones y días libres, me doy cuenta de que el nomadismo digital es lo mío.

Trabajar des-localizada y a mi ritmo me da la libertad que siempre he querido tener en mi trabajo.

Yo utilizo mi libertad para viajar, pero tú la puedes utilizar para lo que quieras hacer, viajar es mi vida, mi sueño y me encanta combinarlo con el trabajo des-localizado que yo elijo hacer en cada momento y aunque estoy en mis comienzos, sino lo pruebo ¿Quién me asegura que no funcione?

Puede que ahora tengas muchas ganas de dejarlo todo e irte, si lo que deseas es viajar, pero se prudente, arregla todo lo tuyo, organízate, ten en cuenta que es lo que quieres hacer a partir de ahora, a que te quieres dedicar, como quieres vivir y sigue tu sueños, ¡no lo dudes!

¿Y tú, cuéntame, sigues esperando a que te pase la vida o estás a punto de dejarlo todo y cambiar tus rutinas por nuevas andanzas?

Si aceptamos que la vida humana se rige por la razón, la posibilidad de vivir queda destruida. «Rutas Salvajes»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *